¿Tienes un segundo?

¿Notaste que al leer esta pregunta tan corta tardaste más de un segundo? ¿Alguna vez te has puesto a pensar lo que implica esta inocente pregunta? La Tierra gira alrededor del Sol y también alrededor de su eje, estos movimientos son imperceptibles, sin embargo definen nuestro tiempo astronómico, por ejemplo: al mediodía esperamos que el Sol esté en el cenit, su punto más alto en el cielo. Existe otra forma de medir el tiempo, la cual da mayor precisión a la medida, esto se hace a través de relojes atómicos, los cuales se basan en la frecuencia de oscilación entre dos estados de energía de ciertos átomos. Este tipo de relojes tienen errores de aproximadamente un segundo cada 300,000 años.

¿Sabías que la Tierra está disminuyendo su velocidad de rotación? Esto ocasiona una desincronización entre los relojes atómicos y astronómicos. Sabemos que una desincronización en tiempo puede afectar muchas situaciones, pensemos en la hora de partida de un vuelo ¿que pasaría si el reloj del aeropuerto marca una hora distinta a la tuya? Podrían pasar muchas cosas, llegas tarde y el avión se ha ido, llegas temprano y esperas horas, todo depende de la diferencia que exista entre ellos. Para compensar la diferencia entre relojes atómicos y astronómicos, desde 1972 se han agregado segundos a nuestros días, si no se hiciera día con día la diferencia aumentaría hasta que en algún momento de nuestra vida el Sol se ocultaría a medio día.

Así que la próxima vez que lo pienses, detente y pregúntate ¿tienes un segundo? Recuerda que estamos en constante movimiento y un segundo puede hacer la diferencia.

#Leapsecond + CIENCIA